miércoles, 10 de mayo de 2017

A veces...

A veces de verdad odio ser parte de mi familia... no me mal interpreten, y amo mucho a las personas que me dieron la vida. Es una cosa de ser familia más bien, rasgos característicos de los que no podemos escapar (o si), en todo caso si sí o si no, yo sé que no he podido escapar de ello.
Una característica primordial de mi familia es  lo poco que nos escucha el resto del mundo, no importa la situación, durante toda mi vida (o lo que recuerdo de ello desde siempre) me he encontrado con esta situación: Una persona- yo- un "altercado" siempre es igual a yo llorando. Siempre, siempre, siempre...
Estoy deprimida... por que no sé como escapar... no sé y me duele....

No hay comentarios:

Publicar un comentario