jueves, 26 de febrero de 2015

En la jardinera...

El juego de los mensajes IV

Así se le fue una buena parte de la tarde jugando, era algo muy común desde que la habían despedido, las primeras semanas decidida a encontrar un nuevo empleo iba de lugar en lugar probando suerte, pero ninguno resultó como ella quería. 
-Debería ser algo que me apasione y no que me destruya- 
Su madre era un poco más positiva al respecto y siempre le decía cosas como:
-Quién sabe, quizá termines recogiendo platos de cualquier mesa, mientras les muestras tu título universitario- 
Al final de un mes, se dio por vencida y decidió darle un tiempo a las cosas. 

El sol bajaba lentamente, y ella se mantenía en espera de gente con quien competir. una vez entrada la noche, no le apetecía continuar con aquello, recostó su cabeza en la almohada y lentamente se quedó dormida. Mientras soñaba sintió que su cama se movía bruscamente, se despertó alterada, esperando que alguien más en casa hubiera notado el temblor, pero nada.

Revisó el móvil para ver la conexión, y entrar a la red social más cercana para verificar que no había estado soñando. 
"Este si estuvo fuerte" decían algunos de los mensajes publicados.

Después de revisar que todo había sido real, dejó el móvil bajo la almohada y se dispuso a dormir de nuevo, pero le fue imposible. Se acercó con cuidado a la repisa y tomo de nuevo la consola, una cegadora luz la acompaño, y en el siguiente instante un pensamiento cruzó su mente.
El mensaje de la mañana, aún estaba ahí, sin contestar, ni nada. Solo abrirlo un gran botón gris ponía "RESPONDER".

Y con solo poner su dedo una nueva ventana surgió, lentamente pulsó la palabra "Hola"...